Yanire Fernández

#DERIVA

Del 1 de Junio al 24 de Septiembre.

Una exposición de Yanire Fernández

Silenciosamente algo se gestaba desde hacía tiempo en mi inconsciente, en mi manera de mirar el entorno y sobre todo aquello que llamaba mi atención para ser fotografiado. Caminar sin rumbo era un espontáneo acto solitario que repetía con cada escapada a la naturaleza. En Walkscapes, Francesco Careri habla de caminar como práctica estética y ahí fue donde hallé la esencia de aquello que me sucedía #DERIVA.

Practicar la deriva es una especie de escritura automática en el espacio real, capaz de hacerte conectar con las zonas inconscientes del territorio. Tomando como referencia la reflexión de Careri y visionando mi archivo fotográfico he redescubierto la inherencia de la naturaleza. En esta muestra hay caminos y parajes sin un atisbo de la mano del hombre, y escenas en las que de manera tímida puede verse su intervención, pero amablemente conviven.

En esta reflexión visual se manifiestan dos intenciones, nuestro yo nómada y el yo sedentario, además de una tercera que hace alusión al proceso del cambio o movimiento. El yo nómada tiene una relación sincera con el medio. Crea caminos por la erosión de nuestro propio peso sobre la tierra, juega y proyecta sistemas efímeros entre la naturaleza y la vida. El yo sedentario elabora estructuras junto a estos caminos y termina por apropiarse de la naturaleza cambiando el lenguaje que mantenía con el territorio y creando materialmente un nuevo universo ilusorio. Entre los dos yoes se encuentra un limbo que vibra y se desplazan en un único sentido.

Hace falta un renacer del yo nómada, libre que respire, ame y halle esa conexión con el entorno que hoy casi hemos perdido.

La única arquitectura que poblaba el mundo paleolítico era el recorrido: El primer signo antrópico capaz de insinuar un orden artificial en los territorios del caos natural. 

Careri

web:  Yanire Fernández

Comentarios cerrados.

  • DONDE ESTAMOS