Larga vida a la abeja reina

Pasamos una agradable mañana de primavera en casa de Ruth y Borja.

Nos fascinó conocerlos un poquito mejor, con sus locuras, sus pequeños grandes detalles, su historia. La belleza de lo cotidiano al fin y al cabo.

Conocimos a dos personas que se AMAN con mayusculas, y cuya complicidad, alegría y buenrollismo nos flipa!

 

 

Comentarios cerrados.

  • DONDE ESTAMOS